El negocio de los desguaces de vehículos en Valencia

 

 

 

 

 

 

 

El 90 por cien de los ingresos que logran los desguaces de coches en esta provincia proceden de la comercialización de piezas usadas y restos de metal. En algún caso también podemos encontrar venta de piezas nuevas, mas tampoco es lo más habitual.

Desde hace poco, con la entrada en marcha de la legislación que obliga a los desguaces a retirar los elementos contaminantes de los coches, los comerciantes creen que deberían percibir algún género de contraprestación por esta tarea tan pesada, que afecta negativamente a sus beneficios comerciales.

Los elementos y desechos peligrosos que se retiran de los automóviles son recogidos por profesionales experimentados que, en lugar de pagar a los comerciantes por estos materiales, les cobran una tasa por su recogida. Generalmente, cobran por llevarse componentes como los aceites, líquidos de frenos, ruedas, baterías, etcétera

La situación actual en Valencia

Ya que los desguaces de Valencia no pueden aprovechar los residuos como hacían antes, de un tiempo a esta parte un gran número de desguaces han sufrido una transformación funcional de gran calado. En vez de ser chatarrerías, se han ido transformando poco a poco en centros de tratamiento de vehículos. Por supuesto, esta transformación precisa de mucho más espacio, una estructura más definida y férrea, maquinaria técnica y personal experto. En definitiva, requiere de mayor financiación y más esfuerzo. Las piezas aprovechables son menos que antes y el ratio de ingresos baja.

La mayoría de los vehículos dados de baja únicamente pueden ser empleados como metal. Suele tratarse de coches que tienen muchos kms a sus espaldas, de manera que no es habitual que estos clientes necesiten algún recambio. A día de hoy, el negocio de los recambios reside en los vehículos de menos de diez años, cuyo número es mucho más bajo. Generalmente, los que llegan al desguace lo hacen pues han tenido un choque de mayor o menor importancia.

Los recambios de coches de segunda mano que se venden generalmente lo hacen por el hecho de que se hallan en buen estado y funcionando a la perfección. Es habitual además que los desguaces proporcionen algún período de garantía y sustitución gratuita si el recambio tuviera algún defecto de origen.

Para la casi totalidad de los desguaces de vehículos de Valencia a día de hoy, es más rentable comercializar recambios en vez de chatarra, en tanto que la cotización de esta última acostumbra a variar bastante y los márgenes tienden a ser reducidos.